Mishagui, el gran capitalista

La vida siempre nos permite una vuelta de tuerca, descubrir en las cosas que pensábamos tan claras algo encubierto: descubrir un lado oscuro de la luna, lo que no se ve pero que está.

Como Mishagui: ¿quién no se acuerda de la escena en que le dice pulir, encerar? Daniel San ni en Karate Kid 3 entendió para que le sirvió eso. Pero el gran Mishagui se ahorro unos cuantos sopes con eso. Hay tantas cosas que se esconden detrás de alguna acción: hay que tener el ojo atento para verlas.



Anuncios

~ por Coyote en mayo 1, 2010.

3 comentarios to “Mishagui, el gran capitalista”

  1. “La vida siempre nos permite una vuelta de tuerca, descubrir en las cosas que pensábamos tan claras algo encubierto.”

    Cuanta verdad que hay en esta frase… “algo encubierto”… yo creo que hay algo encubierto en el movimiento gariteresco (garitas de seguridad). Esas pequeñas casitas que están poblando en las esquinas de los barrios me generan desconfianza… algo esconden… algo traman.
    Yo no quiero caer en su trampa y las analizo, las observo, quiero encontrar esa vuelta de tuerca que dice Coyote, aunque aún no lo logro…
    – Desconfío de sus herramientas para combatir al delito: Bici oxidada, linterna everready, gorrita de fulbo y campera aviadora.
    – No les creo que no van al baño. No. No les creo. Desconfío. Algo traman, algo buscan.
    – Me da desconfía las tácticas que usan para pedir cosas, porque observaron que nunca piden o preguntan lo que quieren? Todo es por medio de indirectas…. “- Disculpame Chewbacca, pero ya estamos a 12…” (esta pidiendo que le pague) o “- Esta fresco hoy eh..” (quiero que le lleves un cafe, cortado con 2 de azucar).
    – Desconfío de su saludo silencioso (ese que hacen bajando la cabeza unos centimetros como diciendo: “te vas y yo me quedo acá, la calle es mía…. y pronto lo será tu vida…”).

    Podría seguir, pero esto es un comentario, no un post. Si el publico lo pide lo podemos ampliar, por ahora cierro este analisis diciendo:
    Si Coyote tiene razón, y la vida siempre nos permite una vuelta de tuerca para descubrir que en las cosas que pensábamos tan claras hay algo encubierto; espero encontrar rapido la pinza que me permita girar el tornillo de los garitaman (Hombres-Garita).

  2. Chewbaquita, la estas rompiendo…
    Recuerdo cuando viajabas en esa nave con Han-Solo y Obi Wan K-Mongui hacia donde ellos querían, cuando tenías baja tu autoestima y pegabas esos gemidos que me hacían acordar a mi tía Marisa después de su siesta de las 5.
    No te reconocían tu grandeza, no descubrían todo lo que podías dar: tal vez por confundirte con un perro o tal vez porque no te manejabas con su mismo idioma, siempre estabas a la sombra de Arturito y del robot amarillo que nadie se acuerda el nombre pero se parece a uno del mago de Oz.
    Pero ahora cambiaste: tal vez este blog era lo que necesitabas para tomar confianza, para creertela, para expresarte, para darnos tu visión…para hablar.
    Chubyi, seguí así que estamos para apoyarte. El blog va por buen camino y eso se ve en la soltura que mostró Louie en su primer post: su visión borgeana de las cosas, un poco críptica pero cierta y sincera (también unas felicitaciones para él que mostró ser mucho más que un petiso narigón).
    Dr. Octopus todavía nos mantiene en la intriga de lo que tiene para mostrar: la gente ya empieza a impacientarse y comenzaron a correr rumores de que no tiene el título de doctor y es simplemente un guardapolvo lo que le dio el apodo porque nunca terminó el secundario.
    Pero esta es tu calle Chubacca, y es la de Louis, la del Dr. y la mía. Es nuestra calle y para todos los que quieran: la calle es para todos.

  3. “Hay que tener el ojo atento para verlo”, y Louie agrega la palabra “crítico”. Tanto Chewa como el Coyo entienden que no hay una única verdad; ya lo analizo de manera tan simple y elocuente la bestia peluda con ese latiguillo linguistico tan molesto que cuando lo escuchamos, dá la sensación de que te introduzcan un objeto del tamaño de un caño de escape, y que hagan fila haciendo fuerza para que pueda ser introducido por el recto anal.
    Desde un punto de vista de poder, determina un autoritarismo absurdo de la persona quien afirma “La verdad…” por sobre la otra. Me pregunto: ¿Que pretende demostrar con “la verdad…”? ¿Que nosotros somos personas de limitaciones cognitivas para poder evocar dichas verdades? Todo lo contrario: si justamente, dicha frase surge a raíz de alguna pregunta o afirmación íluminada por una observación o pregunta precisa.
    Desde este punto de vista, quizás me podría preguntar: si afirmamos que la calle para todos, es verdad, al evocar dicha afirmación podemos decir ¿La calle es nuestra porque afirmamos dicha verdad, y al ser dueños de esta verdad nos convierte en dueños de la calle? ¿Nosotros imponemos las reglas de la calle? ¿Nos convertimos en jueces de lo que está bien y mal en la calle? ¿Quienes son todos?¿Será rico el pollo con papas de la mama de Guido Suller?
    Serán tratadas a la brevedad, por el momento abstengamonos del suicido asi podemos seguir analizándolas.
    Me voy al médico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: