Errar es humano. Oler, divino

Ayer vi una chica en la parada del colectivo. Entre la brisa que acariciaba sus mejillas y las gotas de sudor que golpeaban con su remera me fui dando cuenta que se esta yendo el invierno.

El invierno, esa estación que nos quita las ganas de quedarnos despiertos hasta tarde y donde quince minutos de sueño matutinos valen más que cualquier programa nocturno. También es la época que nos genera la gran sensación de tener una sonrisa cada vez que ingresamos a una casa calentita o a un bar de bodegón. Ese hermoso momento del año que nos obliga a llevarnos el cierre hasta el tope en la campera durante el día y la frazada hasta la nariz durante la noche.

Es en este instante en la cama en el cual se me presenta una situación bastante extraña: comienzo a sentir un cosquilleo en la panza sin estar enamorado, un pequeño dolor que no llega a hacerme pensar en el apéndice y comienzo a familiarizarme con la noticia de que se viene un pedo. Dispongo de mi cuerpo, tanteo el lugar y lo suelto. Es sonoro y siento unas increíbles ganas de olerlo. Suena asqueroso, pero es así. Dejo de lado mi decencia y lo huelo. Tal vez es para sentir que soy más hombre y que hoy “me tiré uno groso”. No se cual es la razón. Pero lo huelo. Si alguien sabe por que tengo este instinto que me lo explique. Se que no soy el único.

Anuncios

~ por Coyote en agosto 18, 2010.

7 comentarios to “Errar es humano. Oler, divino”

  1. …que extraña senación… sensación encontrada…
    Igual que cuando uno de ellos sale a la vida cuando uno no esta solo… y… y… y no quiero que lo huelan, pero tampoco quiero que pase desapercibido… reconozcanlo! aceptenlo! es mío y tiene poco segundos de vida!! Aprovechenlo!! Llenen sus pechos con ese olor a vida! Respeten ese momento de compañerismo…

    Es mío, pero se los comparto.

  2. Citando a Paul McCartney: “Dejalo ser”. Es como el olor a nafta…se que me quema alguna que otra neurona, pero lo tengo que oler…¡no lo puedo evitar!

  3. ajjajaja genial, me eacabo de enterar que no soy el unico!!

  4. Si, Elio. Se que esos tiradores te hacen retener toda esa felicidad. En algún momento del día la tenías que dejar salir.

  5. y ai muchahos, es asi, aunque parezca inmensamente desagradable el ser humano se pone a prueba cada dia. Oler un gas (el famoso pedo drogadicto), es casi tan normal como levantarse a la mañana y cepillarse los dientes. De esta disciplina tan asquerosa como adictiva, hay miles de ejemplos.
    Voy a intentar citar alguno de ellos, como bien dijo un compañero el de la nafta es un claro ejemplo. Si bien dicha practica hace mal, y tal vez no hace fiel referencia al simple hecho de oler cosas nauseabundas. paso adetallar, como por ejemplo cuando te sacas las zapatillas y tenes un olor a pata descontrolado es casi imposible oler las medias o aun peor llevarse un pie cerca de lanariz para darle una profunda inalacion cual cocainomano.
    Otro de los casos infaltables del hombre es, luego de unos dias sin bañarse o bien despues de jugar al futbol, donde el caldo de huevo y la entrepierna despide una fragancia vomitiba es imposible no mandar mano y chequear cuan asqueroso es elolor, y por si a caso quedan dudas suele repetirse el proceso al menos 5 veces. Otro ejemplo, ya entrando en un terreno mas oscuro es cuando en compañia de una señorita, se nos escapa algun indice jugueton y bueno segun el caso a algun aventurero se le escapa tambien el mayor y el anular, ni hablar el dedo pulgar, luego de concretado el acto es ineludible llevarse la mano a la nariz. dependiendo de la señorita este proceso puede ser realemtne desagradable pero a su vez inevitable. Podria extender estos ejemplos llegando a situaciones extremas como aquel impresentable come moco que no solo lo huele sino que tambien lo degusta, pero bueno decido terminar mi apreciasion con esta conclusion que me lleba a pensar que en estas situaciones el hombre despierta su instinto animal, emerge el famoso macho alfa, el famoso vikingo que demuestra que no solo disfruta de el mejor perfume frances, sino tambien de los olores mas inhospitos.

    un abrazo a la audiencia!

  6. “El mas power”, te ganaste un sillon en esta mesa redonda de singularidades que decidimos llamar La Calle. Esperamos ansiosos tus comentarios que pecan de asquerosidad pero a su vez despiertan la curiosidad de estos intrepidos escritores. Cuando aparezca la bati-señal en las alturas alza tu índice (espero que limpio) y decí: “la calle me necesita”. El misterio de no saber quien sos puede ser un don…aprovechalo.

  7. gracias coyote por tus palabras, con gusto seguire opinando y comentando sus atractivas publicaciones! un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: